Mario Padial Brunet nace el 22 de diciembre del 1980 en El Puig de Santa María (Valencia, España). Procedente de una familia de extensa trayectoria en el mundo de la restauración, Mario decide explorar la electrónica a los 19 años, movido por su naturaleza inquieta y ambiciosa. Tras obtener la licenciatura como técnico electrónico, redirecciona sus metas y en el 2002 se incorpora en la Escuela Superior de Pastelería de Valencia, compaginando los estudios con el negocio familiar.

Obtiene la especialización en el 2007, y seguidamente ejerce como profesor en prácticas. Durante su segundo año de docencia asume además la responsabilidad del departamento de I+D. De forma paralela, es jefe de repostería en un salón de comidas, colabora con la empresa Tigernuts en la investigación de la chufa ecológica, da cursos en el Servef respaldados por la Unión Europea, y comienza su gestión en el management Project de su empresa La Dama Dolça; aún en desarrollo por aquel entonces.

En el 2009 se alza como vencedor de la Copa Livania de España en la categoría de chocolate con su escultura “La vallesa” y su postre especial “La Terra”, inspirándose en paisajes y sabores de su tierra. Tras ser nacionalmente reconocido, empieza a trabajar como asesor técnico en diversas pastelerías y continúa su carrera como formador, pero en este caso dando cursos a profesionales del sector en múltiples materias innovadoras, como es el caso de la pastelería tecnológica.

 

Escultura "La vallesa" (Copa Livania 2009)

A partir del 2010 viaja asiduamente a París para impregnarse de la cultura chocolatera francesa. En este mismo año crea su producto estrella: el carbón de chocolate, el cual logra consolidar su carrera como maestro chocolatero y acercar al público un paso más hacia su determinación alternativa.

En enero del 2012 emprende el proyecto personal de montar su propio obrador de pastelería artesana. A partir de entonces, desarrolla y crea postres exclusivos para chefs de premiada vanguardia y logra posicionarse en el mercado con rotundidad. Un año más tarde, sin abandonar dicho proyecto, colabora activamente como asesor técnico en la investigación y desarrollo de productos para la línea desindustrializada de la firma nacional Chocolates Valor, por lo que sus directrices empresariales se establecen definitivamente, describiendo un modelo de negocio artesanal, versátil, exclusivo y garantizador de calidad desde la materia prima.

Durante los años 2014 y 2015 aumenta considerablemente su actividad como profesor en diversos institutos tecnológicos.

En el 2016 da una masterclass en Tyumen (Siberia) y colabora con el Sakagura LDN en su evento de Sake y carne de wagyu con motivo del World Sake Day, lo que supone su primer coqueteo con la cultura gastronómica asiática.

A comienzos del año siguiente viaja a Japón con la pretensión de trabajar su marca en el extranjero. Pero la paternidad trunca sus planes y decide aparcar el proyecto. Sin embargo, durante dicho viaje conoce la empresa privada Asuka Co LTD con la que, a partir de mediados del 2018, colabora estrechamente para llevar su firma Mario Padial a Corea.

Mario Padial - Chocolate and More (Rodaje Coreano por Narita Estudio)